Publicado en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1466
  • 0 Comentarios
  • Imprimir

Alimentación y Beisbol

Imagínate por un momento estar en la novena entrada, con las bases llenas y el resultado del juego depende únicamente de ti. La manera en que resuelvas este gran momento depende casi en su totalidad; aunque no lo creas, de lo que comiste ese día antes del juego. 

 

 

Un beisbolista depende de su habilidad, de la sincronización en sus tiempos por la explosividad e intensidad de su energía, por lo que debe estar preparado física y mentalmente para cada juego y para cada temporada a lo largo de su carrera.

 

Por increíble que parezca la relación entre la nutrición y el béisbol tiene más importancia de lo que comúnmente creemos. 

 

Generalmente subestimamos nuestra herencia genética e historial alimenticio y no le prestamos la debida atención a nuestros hábitos de alimentación.

 

Recordemos que gran número de las enfermedades no se desarrollan por predeterminación genética, en la mayoría de los casos las enfermedades son el resultado de los hábitos que las personas han acumulado en el tiempo. 

 

Expertos en nutrición deportiva y especializados en beisbolistas profesionales, coinciden en la importancia de desarrollar estrategias nutricionales para maximizar y mantener las habilidades y potencial del jugador como la velocidad y fuerza en piernas y brazos; así como también en aspectos no físicos como la agilidad mental, la concentración, el estado de ánimo y la coordinación.

 

Si adoptas hábitos sanos en tu alimentación desde ahora, significa que puede marcar una gran diferencia en tu salud y por supuesto en tu carrera como deportista (aún si sólo tienes 9 años de edad).

 

Para tener un rendimiento óptimo en el terreno de juego, 

 

¿Sabías que puedes obtener todos tus requerimientos nutricionales solamente con tu alimentación? 

 

Lo que comes diariamente determina la cantidad de energía que tu cuerpo necesita para entrenar, para tus prácticas y definitivamente determina la intensidad con que te desarrolles a la hora del juego.

 

 

Simples reglas del juego para tu cuerpo:

 

• Mantén una dieta balanceada en donde los carbohidratos sean integrales (granos sin refinar) como la avena, cereales, arroz integral, pasta integral, linaza, etc. Éstos deben determinar el 50% de tu dieta.

 

• Las frutas y verduras ocupan un 35 – 40% del total de tu dieta.

¡No te limites al comerlas!

 

• La proteína ocupa el 10 – 15% la proteína perfectamente puede ser de origen vegetal como la soya. Si es de origen animal, el pescado, pavo ó pollo es lo más indicado.

 

• Come alimentos frescos y sin refinar.

 

• Evita por completo las margarinas y los alimentos fritos (grasas saturadas)

 

• Incorpora en tu dieta nueces y cacahuates 

 

• Toma mucha agua

 

• Evita el alcohol

 

Antes de cada juego, come algo ligero y energético; pues no querrás tener el estómago lleno, con alimentos lentos de digerir como son las carnes rojas, pues la digestión es un proceso que requiere energía y tú la necesitas para jugar al 100% y así poder dar ese batazo importante que haga la diferencia. 

 

Recuerda que los carbohidratos son los que te proveen de energía e intensidad en tus entrenamientos, en las prácticas y sobre todo a la hora del encuentro.

 

Durante y después del juego puedes comer algo de fruta, pues te ayuda a mantener los niveles de insulina y potasio que pierdes durante las prácticas.

 

Después de cada actividad, evita por completo los refrescos gasificados y toma agua, suero ó una bebida deportiva para reemplazar los fluidos. 

 

Comentarios